Words / marzo 2, 2014

SI ALGO PUEDE SALIR MAL…

Cuando algo puede salir mal, sale mal. Es algo que he aprendido y aceptado con el tiempo. Pero no sólo he aprendido a aceptar las situaciones en las que la vida da la vuelta a todo, si no que además, he encontrado la manera de querer y sonreír a estas situaciones. Aceptando que mi vida, que cualquier vida, no es más que la suma de muchos giros, cambios y entendiendo que, al final, la gracia está precisamente ahí.
Me gusta mucho la fotografía, no de manera profesional, simplemente me gusta congelar los momentos, me apasiona guardar recuerdos en imágenes y poder revisarlos, escrutarlos y de esa manera poder revivirlos de vez en cuando. Hace no mucho alguien me dijo: lo estás volviendo a hacer, estás volviendo a revisar recuerdos. Supongo que soy una nostálgica empedernida.
Cada sentido humano es mágico pero la vista tiene algo especial. La memoria borra demasiado rápido las formas de los edificios, de las caras, de las personas. Nunca os ha pasado que cerráis los ojos muy fuerte para poder dibujar una situación pasada sin éxito? Es entonces donde entra la maravillosa fotografía, capaz de congelarlo todo, olvidando el reloj, creando un instante infinito.
En mi último día de mi última visita a Madrid decidí llevar conmigo la Polaroid para inmortalizar mi ciudad. Esa Madrid que me hace mirar al cielo y que es capaz de hacerme volar. Estaba comiendo en una terraza en la plaza de San Ildefonso y entonces surgió uno de esos silencios que ocurren entre dos personas que se entienden sin hablar, miré al cielo y vi uno de esos edificios tan de Madrid. De repente pensé: este es uno de esos momentos mágicos de los que no me quiero olvidar nunca, este es uno de esos recuerdos que quiero guardar.
Así que saqué mi Polaroid, y después de pensar bien la foto, encuadrar y disfrutar de este proceso que nace del miedo de que la foto no salga bien, apreté el botón. Cuando pasan los minutos de rigor descubro que la foto como no, ha salido mal. Pasa casi siempre, las cosas no salen como uno las ha planeado

La foto está quemadísima. Es un lienzo casi blanco del que apenas se distingue cielo, edificio o borde de la foto. Y entonces sonreí, abracé ese momento pensando, cómo no. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Pero ahora tengo una foto de un Madrid completamente blanco, limpio y puro, esperándome para que lo llene de colorTampoco está tan mal.  

Tags:  Uncategorized

Bookmark and Share




Previous Post
WEEKEND GETAWAY
Next Post
EASY MONDAY




You might also like




1 Comment

Mar 14, 2014

Me gusta lo que dices Ceci y Madrid….mágico.Mar



Deja un comentario



More Story
WEEKEND GETAWAY
No soy la típica chica que esta todo el día en la playa. De hecho, en verano, casi no voy. Digamos que me aburre el no hacer...