Lifestyle / marzo 8, 2012

Rouge.

Hace no mucho estuve de viaje dos largas semanas, una en Madrid y otra en un pueblo perdido en el Pais Vasco visitando a la familia y respirando libre. Mi viaje de vuelta a Las Palmas que duró dos dias tuvo una pequeña escala en Madrid, y cada vez que estoy allí unas horas no puedo evitar escaparme con mis grandes amigos para pasar un ratito, aunque sea corto, con ellos.
Esta vez fuimos primero a La Tetería de la Abuela (en la calle del Espíritu Santo 19) donde estaba trabajando mi gran amigo y director de cine Arturo Turón, que nos trato a Mario, Daniel, Pablo y a mi como reyes, y después a Charada que esa noche pinchaban Fidel y Pelayo, una discoteca en Madrid donde el ambiente es muy guay por que es pequeñita y ademas es de esas discotecas que invita al deseo y a la perversión (http://www.charadaclubdebaile.com/).
 Fue una noche de esas que casi no te da tiempo a disfrutar. Volvi a Las Palmas sin dormir absolutamente nada, pero sin duda mereció la pena, por estar un ratito con ellos.
En las fotos: Fidel, Pablo, Daniel, Mario.
 Pictures by: cecilleforthekill and icanteachyouhowtodoit .

Tags:  charada icanteachyouhowtodoit madrid

Bookmark and Share




Previous Post
Verdeagua.
Next Post
Everytime I close my eyes




You might also like




0 Comment

Deja un comentario



More Story
Verdeagua.
Las llegadas suelen traer casi siempre cosas buenas. Anoche mi cielo era oscuro y en mis manos estaba la esencia del que no es. Hoy el dia ha sido...