Cecilleforthekill / Lifestyle / noviembre 15, 2016

MALLORCA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Es posible que un lugar y su energía puedan cambiarte los ritmos, la manera de vivir? Es verdad que cada sitio, cada ciudad te hace sacar cosas de ti que quizás no sabías que tenías. Eso es lo mágico de viajar, que con cada avión descubres, en realidad, un trocito de ti. A mi me costó un tiempo entender que soy una persona que tiene muchos y diferentes intereses, y que necesito, para sentirme completa una ciudad viva, que me de todo lo que me hace falta. Necesito el frío, también. Frío que mi isla no tiene. Los paseos solitarios en invierno que te congelan la nariz y el corazón son importantes, porque en ellos, te encuentras un poco. ¿Y esa es la clave de todo no? Intentar no perderse uno, nunca, de uno mismo.

Aunque a veces escapar es igual de importante. Escapar tiene una connotación de cobardía, pero a mi no me importa. A veces necesito escapar y hacer como que mi realidad no existe, como que estoy en un mundo paralelo donde no soy yo, donde mis “problemas” no existen y donde todo es fácil.

Y esto me lleva a Mallorca, a un viaje que hice este verano para ver a mi amiga (aunque en realidad es mi mitad, mi media naranja, lo que me falta en Madrid) Lorena. En Mallorca descubrí que soy un poco más salvaje de lo que pensaba, por saber disfrutar de paisajes vírgenes y nada poblados donde no había cobertura (una tontería no tan tonta en el mundo que vivimos). Redescubrí que me gusta la calma tanto como la odisea, y que así como yo soy un poco de cada, necesito de ambas para encontrar el equilibrio.

Mallorca fue un trocito de paz y de risas por el que daría mi mundo ahora mismo. Por dejar que el sol me roce un poquito, por dejar que el tiempo se pare y por no existir. Solo estar.

Todo mientras escucho Nothing Arrived – Villagers.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA



Bookmark and Share




Previous Post
THAILANDIA DAY 2: AYUTTHAYA
Next Post
MOËT & MY HAPPY NEW YEAR




0 Comment

Deja un comentario



More Story
THAILANDIA DAY 2: AYUTTHAYA
Tengo cierta obsesión, o mejor dicho, fijación por aquellos lugares abandonados. Soy de esas que piensan que uno no vive...